Rio Negro

Bariloche, el destino más elegido por los egresados

Como cada año, la ciudad rionegrina se prepara para recibir a los estudiantes a partir de junio. Una explosión de juventud en medio de un paisaje increíble.

Bariloche es el destino predilecto para los viajes de egresados, prevaleciendo sobre otros destinos como Brasil, que en los últimos años ha crecido en su demanda. La ciudad rionegrina no solo cuenta con la “mística” del viaje de egresados, sino que también resulta la más preparada para recibir a los egresados, con infraestructura que fue creada especialmente para el segmento y con servicios que garantizan una diversión segura y controlada.

Chimpay, tras los pasos de Ceferino Namuncurá

Todos los meses de agosto, la localidad rionegrina recibe a miles los peregrinos. Además de la senda de Ceferino, la provincia cuenta con la Ruta de los Salesianos.

Tranquilo pueblo de unos 4 mil habitantes, Chimpay surge en el Valle Medio del río Negro con sus bases casi enteramente en la producción agrícola. Pero esta localidad se hizo famosa porque fue la cuna de uno de los hombres más venerados de nuestra Patagonia. Aquí nació Ceferino Namuncurá en 1886; fue hijo del cacique mapuche Namuncurá y de la cautiva chilena Rosario Burgos, a quien se le atribuyen numerosos milagros.

Hacia el cerro Otto, un testigo de la cordillera

A pocos minutos de Bariloche está el complejo que permite disfrutarlo más allá del esquí. Subida en teleférico y descenso en un apasionante trekking.

Ubicado a sólo 5 km de San Carlos de Bariloche, en el corazón del Parque Nacional Nahuel Huapi, el cerro Otto ofrece un abanico de oportunidades para el disfrute que van desde contemplar el paisaje, hasta un ascenso en teleférico, que se puede complementar con un descenso en trekking por senderos de bosques inalterados, más un descanso en la confitería giratorio de su cima para contemplar en 360 grados toda la ciudad y la lejana cordillera.

Bariloche de deshielo

La ciudad alojada en el Parque Nacional Nahuel Huapí es la cuna del turismo patagónico. Sus paisajes montañosos de bosques, lagos e islas se preparan para recibir las temperaturas templadas.

La nieve comienza a derretirse y de a poco se asoman manchas verdes que el calor del sol convertirá en una vegetación densa y colorida hacia fin de año. Los lagos mantienen el mismo color esmeralda, la transparencia profunda que los caracteriza y su temperatura bajo cero. En verano San Carlos de Bariloche puede alcanzar los 30 grados, pero cuando los pies se acercan a la orilla entre piedras y arena gruesa ansiando mitigar el calor, la sensación es la misma que se percibe cuando un hielo se disuelve en las manos.

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

19/09/2018

tweets recientes