Historia de ciervos y caldenes

El Parque Luro es el imán que atrae a miles de turistas cada año a La Pampa. Temporada de brama y mucha historia.

Por Damián Rodera, especial desde Santa Rosa / Ubicada a solo 35 kilómetros al sur de la capital Santa Rosa, la reserva provincial Parque Luro es uno de los principales atractivos turísticos de la provincia de La Pampa y punta de lanza en la búsqueda del desarrollo del sector que permita diversificar una economía local basada principalmente en la producción agropecuaria.

El Parque Luro preserva 7.600 hectáreas, de las cuales 1.600 estás destinadas a la actividad turística y recreativa, y se ha transformado en el área protegida de la provincia que más visitantes atrae: entre 75 y 80 mil personas al año. Se trata de un turismo generalmente de fin de semana que está integrado en buena parte por pampeanos, pero también por visitantes de provincias vecinas como los bonaerenses del sur y oeste, y por personas que están de paso hacia la Patagonia. ¿Pero qué hace tan especial al Parque Luro? Sus atractivos naturales y su rica historia cultural e histórica tienen la respuesta.

 

Ciervos en brama

La reserva, declarada en 1996 como área protegida por el Gobierno de La Pampa y un año después como Patrimonio Natural, Histórico y Cultural, conserva el bosque de caldén, típico de la provincia. Se trata de un árbol muy ligado al desarrollo de la región ya que la explotación de su madera, desde principios del siglo XX, se usó en el ferrocarril, para leña, carbón, pisos y muebles.

Pero además, el monte de caldén permite la generación de oxígeno, atenúa las temperaturas y da refugio a la fauna silvestre. De hecho, es en los caldenales del Parque Luro donde, durante 45 días entre marzo y abril, tiene lugar la temporada de brama, el momento en que los cerca de 3 mil ciervos colorados machos y hembras que alberga el lugar se reúnen para reproducirse y perpetuar la especie dando lugar a un espectáculo conmovedor donde la naturaleza se siente a flor de piel en una atmósfera de hormona y puro instinto.

En esta época, los machos luchan por conservar su harén de hasta 20 hembras al que defienden en feroces combates con otros ciervos valiéndose únicamente de sus poderosas cornamentas. El bramido del ciervo, un sonido áspero y gutural parecido a un mugido, se convierte en marca registrada de la especie: es la manera en que el macho dominante marca territorio y protege su harén.

La brama del Parque Luro, única en el país, se ha convertido en los últimos años en un importante foco de atracción turística. No obstante, la misma naturaleza del espectáculo, impone sus límites: los ciervos se mueven a la mañana bien temprano y al atardecer. Por eso, los avistajes guiados del parque se realizan a las 7 y a las 19 y para grupos de no más de 20 personas a los que se pide caminar despacio y hablar en voz muy baja durante un recorrido que se extiende un par de horas.

Además, el lugar ofrece variadas caminatas por senderos de interpretación entre algarrobos, sombras de toro y chañares, y arbustos como el piquillín, molle, zampa y jume. Durante los paseos, dependiendo de la temporada, es posible avistar hasta 40 de las más de 160 especies de aves que pueblan el bosque, el pastizal, el médano y la laguna salada, tanto autóctonas como migratorias de la Patagonia y el norte de América.

Entre los animales, además del ciervo colorado y el jabalí, introducidos por el médico y político argentino Pedro Olegario Luro a comienzos del siglo XX, se destacan el ñandú, zorro, hurón, puma y gato montés.

 

El Castillo

Al transitar por la ruta 35 se observa, emergiendo del bosque de caldén, la imponente estructura de la casona de paredes blancas y techo verde que fue la residencia de descanso de Pedro Luro en el parque que lleva su nombre y que hoy funciona como museo bajo el nombre de “El Castillo”. Se trata de una construcción ligada a la generación del ’80 y la Belle Époque que es único exponente en el país de la arquitectura Luis XVI.

En los salones de esta casona de dos pisos, Luro realizó las primeras reuniones políticas para impulsar la provincialización del entonces Territorio Nacional de La Pampa Central, que alcanzó finalmente el estatus de provincia en 1952.

Luro estaba casado con Arminda Roca (hija de Ataliva Roca, el hermano del expresidente Julio A. Roca) y, tras heredar 23 mil hectáreas, construyeron la casona y fundaron allí, en 1907, el primer coto de caza del país, donde recibían a sus amigos europeos para cazar después del verano. Mucho tiempo después, el gobierno de La Pampa compró el lugar para convertirlo en la actual reserva natural.

La casona-museo conserva una serie de innovaciones estéticas y tecnológicas de la época, como el primer sistema de calefacción central del área pampeana, los sillones con ribetes de oro, las estructuras de mármol de carrara o la impresionante estufa a leña de un restorán francés que Luro hizo traer de Europa después de comprar todo el comercio, ya que su dueño se negaba a vender la pieza. Excentricidades y caprichos de época.

Otro de los atractivos del Parque Luro es el museo “San Huberto”, la sala de carruajes que exhibe 15 coches del momento. También se pueden visitar edificaciones históricas como el Tambo Modelo y el Tanque del Millón, el viejo caldén Matusalén donde Luro pasaba las tardes, la ermita de la Virgen de Luján y el Museo “El Caserío”.        

UNA VISITA A LA REGIÓN CAPITAL

Con 124 mil habitantes y ubicada en el centro geográfico del país, Santa Rosa, la capital pampeana, cuenta entre sus atractivos con el Parque Don Tomás, un predio de 500 hectáreas verdes con una amplia gama de actividades y servicios. En el sector oeste del parque se ubica la Reserva Natural Urbana La Malvina, que conserva una vivienda convertida en museo que perteneció a la familia del fundador de la ciudad, Tomás Mason, y es considerada la “casa fundacional” de Santa Rosa.

Otros atractivos de la ciudad son el Museo Provincial de Artes, el Museo Provincial de Historia Natural, la Catedral, con su moderna fachada de hexágonos, y el Teatro Español, fundado en 1908 y admirado por reconocidos artistas.

A solo 10 diez kilómetros de allí, y formando parte del Gran Santa Rosa, la ciudad de Toay, de poco más de 11 mil habitantes, completa el recorrido. Para los amantes de la cultura, la Casa Museo donde la poetisa Olga Orozco pasó su infancia es visita obligada. En el lugar se conserva la biblioteca personal y objetos que pertenecieron a esta escritora fallecida en 1999.

En las afueras de Toay puede recorrerse también el Nuevo Autódromo Provincial de La Pampa, ubicado sobre las rutas 9 y 14, uno de los circuitos más modernos del país.

A nivel gastronómico, un lugar para visitar es “María Castaña”, restorán de campo que recrea una vieja pulpería y atesora un sinnúmero de objetos de época y hasta un pequeño museo creado por el dueño del lugar en un edificio anexo.

El turismo rural es otro atractivo de la zona y de la provincia, ya que, diseminados en diferentes puntos del territorio, se emplazaban distintos establecimientos que permiten, cada uno con su propia identidad y actividades específicas, la posibilidad de conectar con la característica geografía pampeana y sus inolvidables amaneceres y puestas de sol.

A pocos kilómetros de Toay, “La chacra de Tridente” ofrece una cabalgata muy particular guiada por “Beto” Tridente, el dueño del lugar. Se trata de una recorrida a campo traviesa que puede extenderse hasta 3 o 4 días en un periplo de 200 kilómetros a la redonda, durmiendo “en la montura” como a la vieja usanza, atravesando las condiciones climáticas que la naturaleza disponga y observando de primera mano las tareas rurales en distintas estancias. “Es un poco la experiencia de sobrevivir en la naturaleza. La idea de la cabalgata es que sea más espontánea y con menos comodidades”, explica Tridente. El costo de esta travesía parte de los 1.500 pesos por persona.        

TU GUÍA

Cuánto cuesta

La entrada general al Parque Luro tiene un valor simbólico de $1 y la visita guiada al museo “El Castillo” $2. El avistaje de ciervos en brama, que se realiza únicamente con guía, tiene un valor de $200 por persona los días de semana y $250 los fines de semana. Contacto: (02954) 499000 / (02954) 15553868    

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

18/10/2017

tweets recientes