Comidas del mundo en el corazón de San Telmo

En la manzana Bolívar, Carlos Calvo, Defensa y Estados Unidos, a una cuadra de la Plaza Dorrego, el tradicional mercado goza desde una renovación gastronómica.

Platos suizos, pastelería francesa, tacos, comida libanesa, árabe y vietnamita, cafés de diferentes lugares del mundo, pizzas y empanadas norteñas, cervezas artesanales, hamburguesas deli y dulce de leche gourmet son solo algunas de las propuestas para comer en el nuevo paseo y polo gastronómico que cambia al histórico mercado del barrio porteño de San Telmo, a más de 120 años de su inauguración.

En el corazón de San Telmo, en la manzana Bolívar, Carlos Calvo, Defensa y Estados Unidos, a una cuadra de la Plaza Dorrego, el tradicional mercado goza desde una renovación gastronómica a precios accesibles para todos los porteños, turistas nacionales e internacionales. El sitio es propiedad privada y los cambios que vienen llevándose adelante para llegar a lo es hoy fueron motorizados por la nueva generación de herederos. Entre fines de 2016 y principios de 2017 comenzaron a llegar los primeros locales gastronómicos, entre otros, Coffee Town, Saigón, Merci y The Market Burguer.

Es un rincón donde deleitarse con sabores surtidos y todo tipo de cultura, ya que se trata de un lugar en la ciudad que concentra los horizontes de la cocina internacional con el potencial de cualquier mercado europeo o de las principales ciudades del mundo. Falafel y shawarma de Medio Oriente, crepes franceses, tapas y tortillas españolas, empanadas y cervezas artesanales son solo algunas de las propuestas. Pero también se destacan crepes franceses, tapas y tortillas españolas, bifes y tartas de carne y hasta hot dogs y desayunos norteamericanos.

La propuesta gastronómica es complementaria y sinérgica: cada local ofrece un menú que no compite con el resto, con cocina abierta a la vista, productos frescos comprados en el propio mercado y atendido en forma personalizada por sus dueños.

Pese a estar en los barrios más viejo de la ciudad, el mercado fue inaugurado en 1897 para abastecer de los víveres necesarios a la nueva ola de inmigrantes que llegaba desde el Viejo Continente a instancias del pionero y filántropo, Antonio Devoto, quien se lo pidió al entonces intendente Marcelo Torcuato de Alvear. 

El edificio -declarado Patrimonio Histórico Nacional en el año 2000- conserva su estructura interna original con vigas, arcos y columnas de metal con techos de chapa y vidrio, que tiene en el centro una gran cúpula, proyecto de Juan Antonio Buschiazzo.

De fachada típica estilo italianizante de orden Toscano, el mercado es un lugar donde pasado y presente se unen para ofrecer una experiencia única con antigüedades, artesanías, discos o juguetes viejos, restaurantes, panaderías, carnicería, pescadería, verdulería y las miles de curiosidades para los visitantes.

El mercado abre de martes a domingos, y en la semana es probable que algunos puestos estén cerrados, pero los domingos es el día con más puestos en funcionamiento y cuando más gente lo visita.  De martes a viernes el mercado está abierto de 10.30 a 19, mientras que los sábados, domingos y feriados el horario se amplía entre las 9 y las 20.

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

19/11/2018

tweets recientes