Viajar y trabajar por el mundo

Cada año miles de argentinos suben a un avión y van en busca de una nueva experiencia. Conocé los mejores países para hacer “Work & Travel”.

Conocer otro país en profundidad, ser parte de una cultura diferente, perfeccionar un idioma, ganar algo de dinero, hacer nuevos amigos, trabajar (de lo tuyo o de otra cosa), salir al mundo. Sea cual fuere la “excusa”, los programas conocidos como “Work & Travel” ofrecen a los jóvenes (y no tanto) un poco de todo esto. Porque no todos los viajes se centran en visitar un museo o relajarse en una playa paradisíaca. También se puede darle la vuelta al mundo, trabajando. Con oficios sencillos que permiten hacer amigos, mejorar idiomas y costear parte del viaje.

Está el mito, con mucha realidad en verdad, que aquellos que suben a un avión y van a trabajar a otro país lo hacen de lo que los locales no quieren. Pero también existe la posibilidad de desarrollarse en lo de uno. Todo dependerá del país elegido y de la suerte del viajero.

Aunque la propuesta apunta, en general, a la posibilidad de ir a otro país y trabajar durante un tiempo en puestos de servicio para los que no se necesitan grandes calificaciones ni un entrenamiento previo demasiado extenso. Sí, suele ser fundamental el idioma, pero a veces ni ese requisito limita al argentino. Los empleadores suelen ser hoteles internacionales, centros de esquí, restaurantes o centros vacacionales reconocidos que necesitan contar con un staff internacional.

 

JAPÓN

El programa Working Holiday consiste en una visa especial para argentinos de 18 a 30 años que le otorga la autorización para trabajar de forma temporaria en Japón durante una estadía de hasta un año de duración. Su principal objetivo está en la promoción de la cooperación entre ambos países y difundir la cultura y forma de vida de ambas naciones entre los jóvenes. Uno debe contar con el pasaje ida y vuelta a Argentina o los fondos suficientes para adquirirlo, estimado en 2000 dólares. A su vez, el programa requiere que se dispongan 2000 dólares para costear los gastos iniciales durante el período inicial de su estadía en ese país.

Turísticamente, este archipiélago volcánico alargado y estrecho, tiene más de dos tercios de su superficie montañosa, con fuentes termales por todas partes. Los meses más cálidos se prestan a las excursiones por bosques de cedros y campos de flores silvestres, ascendiendo a altas cumbres y descubriendo antiguos santuarios fundados por peregrinos ascetas.

 

ALEMANIA

Para Alemania, las visas son ilimitadas y el tiempo de aprobación es muy rápido. Con tope hasta los 30 años, se debe contar con un pasaje de avión o demostrar poseer los recursos materiales suficientes para adquirirlo. También se pide un seguro médico y de accidente para la estadía completa con cobertura mínima de 30 mil euros, que incluya repatriación sanitaria y de restos. Según el acuerdo, el viajero debería trabajar como máximo 6 meses, pero la visa no dice nada sobre este límite. De hecho es común encontrar argentinos que están trabajando con contratos de un año. También se puede estudiar hasta seis meses.

En este territorio donde habitaron mayor número de pensadores, músicos y hombres ilustres que contribuyeron al desarrollo del mundo cuenta con atractivos turísticos muy importantes. La región Baviera destaca con sus majestuosos castillos. Entre las ciudades más populares están Berlín, Hamburgo, Múnich, Colonia y Frankfurt.

 

ESTADOS UNIDOS

El país del norte tiene diferentes tipos de visas. La más común para jóvenes es la F-1, otorgada a los estudiantes internacionales que van a realizar cursos de tiempo completo en escuelas de idiomas, bachillerato, universidades y otras instituciones de educación superior. Con ella, tendrás derecho a trabajar “On-Campus” durante máximo 20 horas a la semana en la época de estudio y hasta 40 horas a la semana durante las vacaciones. “On-Campus” implica que el trabajo que realices debe hacerse para la institución donde estudiás. Cabe recordar que en los últimos meses, el trámite para renovar las visas temporales de trabajo se hizo más tedioso. De hecho el cupo anual de visas de trabajo H1B es de 65 mil, más un extra de 20 mil para los trabajadores que cuenten con un máster en EE.UU.

Por su geografía, éste país tiene un atractivo en cada esquina. Playas, picos nevados, bosques, ciudades locas por la comida o por la música y rascacielos interminables. Los Ángeles, Las Vegas, Chicago, Miami, Boston y Nueva York: algunas de las grandes ciudades siempre en ebullición.

AUSTRALIA

La visa Work and Holidays, que permite a los menores de 30 trabajar mientras viajan, cuesta 340 dólares y forma parte de un convenio bilateral con Argentina. La visa te permite permanecer en Australia hasta 12 meses, aunque puedes salir y entrar nuevamente las veces que desee, dentro de los doce meses siguientes a la fecha de su primer ingreso. Además te permite trabajar en forma temporal, hasta seis meses con cada empleador. Los trabajos disponibles part time se pagan por hora, a unos 16 dólares.  Los servicios educativos (cada año se reciben a 600.000 estudiantes extranjeros) son el segundo ingreso más importante en la economía australiana. Con la visa puedes estudiar hasta cuatro meses.

Con el 89% de sus habitantes viviendo en la zona costera, este territorio de tierra rojiza tiene un sinfín de ciudades por conocer. Sídney resalta por sus playas y bares. En Melbourne impera el arte y los pintorescos callejones.

 

DINAMARCA

Argentina es uno de los países que fue incorporado al plan de visas y puede obtener la Working Holiday Dinamarca. Además de tener entre 18 y 30 años, se necesita entre otros requisitos tener un ticket aéreo más fondos suficientes para mantenerte en el país por unos 2500 dólares. Y se necesita un seguro de viaje obligatorio por doce meses. Para los visitantes con una Working Holiday, los sueldos en Dinamarca son más bien bajos, aunque suficientes para vivir. Un ayudante de cocina, mozo o barman suele ganar por hora unos 12 dólares.  Si bien lo ideal es saber danés, con el inglés suele conseguirse trabajo sin problemas.  

Repleta de museos, bares y premiados restaurantes, la capital, Copenhague, es una de las ciudades más modernas y accesibles de Europa. Y aunque Odense y Aarhus poseen joyas culturales, el otro gran atractivo del país reside en su campiña y su extenso litoral.

 

IRLANDA

Este país es uno de los destinos favoritos de muchos estudiantes, pues ofrece un excelente nivel educativo y brinda la posibilidad de trabajar mientras se está estudiando. Aunque el costo de vida es alto, si uno consigue un trabajo donde te paguen el mínimo no tendrás ningún problema para sobrevivir en Irlanda. En realidad no son muchos los cupos que se otorgan cada año, por lo que es importante estar atento a la fecha de inscripción. A diferencia de la mayoría de los países, la visa es hasta un día antes de cumplir los 36 años. El pasaporte tiene que tener una vigencia por 15 meses a partir de la fecha del viaje, no es requisito ser estudiante ni probar el nivel de idioma inglés.

Este país pequeño tiene una gran reputación gracias a su paisaje como su gente, fascinante y cordial. Entre todas las ciudades Dublín, la capital, es la que sobresale. Delimitada por dos grandes canales y partida en dos por el río Liffey, que la divide entre un elegante distrito sur y un más obrero y ecléctico distrito norte, es capaz de cautivar a sus visitantes con la mezcla de las más arraigadas tradiciones gaélicas y una constante adaptación al mundo moderno. 

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

16/12/2018

tweets recientes