Tayrona, creación divina

Este Parque Nacional de Colombia es una joya de la botánica, con playas paradisíacas y lugares soñados para recorrer.

Conocedora de que su diversidad biológica atrae a miles de turistas al año, Colombia ha diseñado una estrategia para potenciar el turismo verde, preservando sus áreas naturales y dando a conocer la amplia gama de posibilidades que ofrece al visitante. Hay que tener en cuenta que el 14 por ciento del territorio es área protegida, entre las que se encuentran parques nacionales, parques naturales y santuarios.

Colombia está entre los países con mayor diversidad del planeta, de ahí que cuente con ecosistemas protegidos que, además poder contemplarse y descubrir una naturaleza original y desbordante, son centros de referencia en la  investigación científica. El país, según su Gobierno, alberga 3.000 especies de peces, en diversos ecosistemas marinos-costeros, que cubren alrededor el 95 por ciento de la plataforma continental. Arrecifes coralinos, bosques de manglar, laguna con costera y deltas, praderas de fanerógamas, sistemas de playas y acantilados, se unen a 53 millones de hectáreas de bosques naturales, 22 millones  de hectáreas de sabanas, zonas áridas, humedales, picos de nieves y un millón de aguas continentales.

En el departamento del Magdalena, a 30 km de la ciudad de Santa Marta, la de la canción, la que tiene tren pero no tranvía, está el Parque Nacional Tayrona, un santuario de naturaleza y de restos arqueológicos que invitan al encuentro con uno mismo. Allí conviven ecosistemas como el de manglar, los corales, praderas de algas, bosques secos y húmedos y una sorprendente variedad de especies vegetales y animales que son testimonio de vida. Aves en peligro de extinción, como el cóndor, despliegan su vuelo saliendo de entre la espesura. Rica flora y fauna conviven frente a playas vírgenes y con diferente oleaje, e incluso con áreas aptas para el buceo.

El parque es una porción de casi 20 mil hectáreas de bosque tropical húmedo con 6 sectores independientes y 4 entradas y recorridos diferentes. Desde Santa Marta, se llega en combi con un costo, dependiendo la excursión, de unos 65 dólares.

En este lugar, habitaron los tayronas, los pueblos originarios de la región que construyeron lo que hoy se conoce como “Ciudad Perdida”, donde llegaron a vivir 5.000 personas. Las ruinas de este lugar, en medio de la Sierra Nevada, fueron descubiertas en 1975. Allí se levanta un complejo de terrazas y caminos que comunicaban a los distintos pueblos, muros de contención, aljibes, depósitos de agua, canalizaciones para regular el curso de ríos y quebradas. Llegar hasta la Ciudad toma una semana entre la ida y la vuelta. Pero para los que llegaron a Colombia con menos tiempo, las excursiones que se hacen en el día son imperdibles, con playas y bosques conmovedores.

Cómo llegar

Desde Buenos Aires a Santa Marta hay vuelos de TACA desde unos 900 dólares o de aerolíneas por 1.010 dólares. El vuelo más económico puede tardar unas 21 horas.

Cuánto cuesta

La entrada al Parque tiene un costo de 150 pesos argentinos. Alojarse dentro del predio para dos personas por noche en un hotel cuesta 390 dólares. Sin embargo hay camas de estilo "paraguayas" que son muy econ{omicas. La opción más utilizada es dormir en Santa Marta, donde hay alojamientos desde 100 dólares.

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

20/06/2019

tweets recientes