Naturaleza con marca registrada

Más de 4 mil especies vegetales y animales conviven en este sorprendente humedal del litoral argentino. Te brindamos una guía de actividades y costos para que empieces a planificar un viaje inolvidable.

Sin duda quienes tuvieron oportunidad de visitar los paisajes rebosantes de vida natural que ofrecen los Esteros del Iberá, en la provincia de Corrientes, atesorarán esa experiencia por siempre.

Un paseo por estos tranquilos humedales de compacta vegetación flotante, en medio del incesante y armónico rumor que produce la naturaleza, es una vivencia única e intransferible. Aquí, el viajero se ve obligado a hacer silencio para disfrutar del particular sonido del Iberá, que no sale en las fotos y que entremezcla el movimiento en el agua de yacarés, pecaríes y carpinchos, con los cantos de diversas aves y los sobrecogedores aullidos de los monos carayá.

Convertido hoy en uno de los destinos turísticos que más se ha desarrollado en el país en los últimos años, recibiendo un creciente caudal de visitantes extranjeros, este vasto y magnífico espacio de biodiversidad que ocupa 1.300.000 hectáreas del litoral correntino representa una expresión única de la vida animal y vegetal que lo convierte en uno de los humedales protegidos más importantes del planeta.   

Los esteros ofrecen a los visitantes la posibilidad única de observar y conocer, muy de cerca, la fauna silvestre en su ambiente natural como el caso del carpincho, el yacaré, el ciervo de los pantanos, el lobito de río o el aguará guazú -estas últimas cuatro especies reconocidas como Monumentos Naturales de la provincia de Corrientes- además de más de 350 especies de aves entre las que destacan la garza mora, el tordo amarillo, y el yetapá de collar con su magnífica cola. En total conviven aquí más de 4 mil especies de flora y fauna, algunas de ellas en peligro de desaparecer.

Recorrer esta zona del litoral argentino permite también tomar contacto con la forma de vida ibereña que se refleja en su música, el idioma guaraní de sus primeros habitantes (Iberá significa “agua que brilla” en esa lengua), en su gastronomía que amalgama ingredientes de la tierra como choclo, mandioca y la calabaza andai, y el clásico mate con chipá.  

 

CINCO PORTALES

Las principales puertas de entrada a los esteros son cinco localidades ubicadas en su entorno, conocidas como los Portales del Iberá: el Portal Carambola, en la localidad de Concepción del Yaguareté Corá; el Portal San Nicolás, en San Miguel; el Portal Cambyreta, en Ituzaingó; el Portal Galarza, en Laguna Galarza; y el Portal Laguna Iberá, en Colonia Carlos Pellegrini, la más conocida de las poblaciones turísticas de la zona.

Cada uno de estos portales cuenta con su propia propuesta de actividades, recorridas y experiencias, lo que permite al visitante planificar su estadía de acuerdo al lugar en que se encuentre y el tipo de actividad que desee realizar.

También varían la oferta de infraestructura y logística y los precios de los alojamientos y excursiones, aunque éstos no sufren variaciones notables entre los meses de más afluencia de público y los de temporada baja.       

¿Cuál es la mejor época para visitar los esteros? Si bien cada época del año tiene sus encantos, los meses de agosto a diciembre son los más elegidos, ya que a fines del octavo mes todo el entorno natural comienza a reverdecer con una explosión de colores que se va acentuando con la llegada de las temperaturas más cálidas.

“Entre agosto y septiembre se considera temporada alta, pero los precios no varían demasiado con respecto a otras épocas del año”, informaron a De Viaje desde el Comité Iberá (ver aparte).

En la región esperan que para agosto haya descendido el nivel de las aguas que actualmente anegan amplias zonas de Corrientes y Entre Ríos, como consecuencia de las intensas lluvias y la crecida del Río Uruguay. 

 PARA TODOS LOS GUSTOS

Entre las actividades más demandadas se cuentan los paseos en lancha, kayak, canoa a botador (llamada así porque se conduce con una larga tacuara al estilo del gondolero veneciano) y canoa tirada a caballo así como avistajes de fauna diurna y nocturna, safaris fotográficos y paseos a caballo por los pueblos de la zona.

Los amantes de la naturaleza encuentran en los esteros el destino ideal, ya que todas las excursiones se prestan para observar y fotografiar su abundante vida natural, representada

por 85 especies de mamíferos, 35 de reptiles y alrededor de 45 anfibios además de las más de 350 especies de aves, muchas de las cuales son autóctonas.

Los diversos recorridos están dispuestos mayormente en sintonía con los “tiempos del Iberá”, es decir, en las primeras horas de la mañana y últimas de la tarde para poder apreciar el mayor movimiento de la fauna y las salidas y puestas del sol así como descansar en las horas de mayor calor.

Durante los paseos es posible reconocer al tímido ciervo de los pantanos -cuya cornamenta suele asomar entre la vegetación-, al venado de las pampas, carpinchos, zorros y el tatú. También los yacarés negros y overos, además de aves como el ñandú, garzas, cigüeñas y el cardenal amarillo, de espectaculares colores, y especies varias de serpientes y peces como el dorado, el sábalo y la piraña.

Los recorridos por agua atraviesan la vegetación frondosa y exuberante que cubre extensas áreas. El camalote es el género más común y conforma la base de los embalsados (mantos flotantes de vegetación compacta), junto con la amapola de agua, la ortiga acuática, el junco y las achiras. Sobre esta superficie, que desde el aire parece tierra firme, crecen arbustos y árboles como el ceibo, curupí y laurel del río, entre otros.

Asimismo, el ñangapirí, el lapacho, el laurel, el ombú, el sauce, el timbó y el urunday son las especies más representativas de los montes o bosques hidrófilos, junto con las palmeras carandá y pindó.

Todas las actividades tienen costo y son realizadas por prestadores privados y guías locales. Los paseos "acuáticos" cuentan con el apoyo de los guardaparques del Parque Provincial Iberá.

En el Portal San Nicolás y el Portal Laguna Iberá hay senderos pedestres que pueden realizarse sin el acompañamiento obligatorio de un guía, aunque se recomienda salir con alguno de ellos para reconocer la diversidad de animales y plantas durante el recorrido y acceder a información valiosa sobre las diferentes especies.

 

TU GUÍA DE PASEOS Y PRECIOS

Los esteros correntinos son un destino de múltiples opciones que puede ser visitado con presupuestos variados. Las agencias de turismo promocionan paquetes, por lo general de cuatro días y tres noches, que incluyen, además del alojamiento y pensión completa (sin bebidas), actividades como caminatas de noche por la selva para avistajes de animales de hábitos nocturnos, excursiones en lancha, trekkings guiados por la selva, cabalgatas, entre otros.

Al este, en Colonia Carlos Pellegrini (Portal Laguna Iberá), localidad pionera del turismo ibereño y tradicional punto de acceso a los esteros, hay 25 opciones de alojamiento, entre hosterías, hospedajes, cabañas, posadas y campings. Los precios diarios de alojamiento tienen una base de 450 pesos por persona en hospedajes con desayuno, y hasta los 2.500 pesos por persona en alguno de los varios lodges del lugar, que incluyen pensión completa y excursiones.

La opción más económica es el camping, con un costo de 20 pesos la entrada, 80 pesos la estadía por persona y 50 el vehículo.

Muchos de estos establecimientos cuentan con paquetes turísticos que incluyen hasta dos actividades diarias, entre las que se destacan la navegación con avistajes por la laguna Iberá y sus arroyos, cabalgatas por el pueblo y márgenes lacustres, paseos diurnos en carro y nocturnos a pie o en camioneta, y recorridos por los senderos Carayá, del Cerrito y del Monte.

Según informaron a De Viaje desde el Comité Iberá, se pueden contratar excursiones en lancha por entre 300 y 350 por persona, cabalgatas por el pueblo o los esteros por 250 a 300 pesos, un paseo en kayak por 150, y un safari fotográfico de medio día con avistajes de aves por 300 pesos.

Al oeste de los esteros, en Concepción del Yaguareté Corá (Portal Carambola) el alojamiento en hospedajes familiares permite conseguir habitaciones desde 200 pesos por pasajero, escala que se incrementa desde los 700 a los mil pesos por noche para hoteles y posadas.

Allí, por 750 pesos por persona se puede pasear en canoa tirada a caballo. Esta actividad, considerada por muchos como la mejor del Iberá, dura casi todo el día e incluye almuerzo y merienda. Los paseos en lancha cuestan mil pesos, a dividir entre los pasajeros (caben hasta seis por embarcación), 300 pesos en kayaks para dos, mientras que el transfer al puerto -desde donde salen las actividades- tiene un costo de mil pesos también a dividir entre los pasajeros.

En Ituzaingó (Portal Cambyretá), los principales atractivos son la visita a la Central Hidroeléctrica Yacyretá, paseos en lancha por islas aledañas, cabalgatas y visitas a lugares históricos. Pero además, desde allí se accede a la isla Apipé Grande, un destino cuyo principal atractivo son las playas sobre el río Paraná, lo que la convierte en una opción válida a la hora de planificar las vacaciones de verano.

En San Miguel (Portal San Nicolás) se puede realizar un paseo en canoa a botador por 400 pesos, una cabalgata por el pueblo cuesta 350 pesos por persona y el transfer a los esteros -27 kilómetros desde San Miguel que deben realizarse en 4 x 4- tiene un valor de 1.200 pesos.  

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

18/12/2018

tweets recientes