Desafiando a la selva subtropical tucumana

Aventura por una tierra verde y exuberante, de aguas cristalinas y senderos que suben los cerros bajo un cielo surcado por más de 200 especies de aves.

A minutos de la ciudad de San Miguel de Tucumán, las Yungas se abren paso para crear un paisaje selvático que sorprende con sus verdes. Es un ecosistema propio de la provincia que cobija árboles y flores, aves, cascadas y ríos. Una montaña de vegetación por la que ir subiendo en busca de aire puro y conexión natural.

El circuito, que comienza y termina en la capital provinciana, atraviesa una frondosa selva rodeada por aguas cristalinas y senderos serranos, donde las cabalgatas, los paseos en bicicleta y la práctica de deportes náuticos en el dique El Cadillal son parte de los atractivos turísticos.

El paseo también ofrece la posibilidad de avistar más de 200 especies de aves en distintos escenarios serranos, subir a la aerosilla, volar en parapente, visitar museos arqueológicos y disfrutar de la paz de pueblos como Yerba Buena, San Javier, Villa Nougués o Raco, donde es posible encontrar sitios históricos vinculados a la lucha por la Independencia y a la cultura ancestral de esa zona.

El primer atractivo del circuito es Yerba Buena (a 12 km de San Miguel del Tucumán), una preciosa localidad de calles arboladas elegida por muchos tucumanos para vivir más cerca de la naturaleza. El camino continúa cerro arriba hacia los poblados de San Pablo –donde en tiempos pasados funcionó un importante ingenio azucarero- y de Villa Nougués, con sus casonas señoriales y jardines floridos, que cuenta con una capilla de estilo gótico y una cancha de golf.

Entre lomadas y arroyos se encuentra la localidad de Raco, donde aún se oyen las coplas y zambas del músico y poeta Atahualpa Yupanqui, se fabrican sabrosos quesos y se realizan artesanías en cerámica y tejidos. Y a 5 km está El Siambón, con sus bosques de pinos y eucaliptos, con los dulces elaborados por los monjes benedictinos y con sus espectaculares canchas de golf de pronunciados desniveles, a 1.300 metros de altura, que completan la primera parte del circuito Las Yungas.

La segunda parte arranca en el Parque Sierra San Javier, un espacio de 14 mil hectáreas donde los visitantes pueden realizar caminatas por senderos de selva naturales, paseos en vehículos todo terreno y disfrutar de la variedad faunística de esa zona.

La continuidad del trayecto lleva a San José de Chasquivil, donde es posible realizar travesías por lugares inexplorados o descansar en la posada Las Queñoas, una estancia con una reserva natural privada con lagunas donde habitan guanacos y otros animales autóctonos.

El camino de descenso y regreso a San Miguel de Tucumán reconoce una parada obligada en el dique El Cadillal, un espejo de agua rodeado de montañas donde se realizan paseos lacustres y deportes náuticos y donde funciona el Museo Arqueológico, un sitio donde se pueden observar rastros de las culturas Candelaria, Ciénaga, Santa María, Tafí, Belén, Aguada y Cóndor Huasi.

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

21/08/2017

tweets recientes