Merlo le hace frente al frío

La ciudad de San Luis cuenta con una serie de nuevas propuestas para el invierno, que se suman a sus clásicos atractivos.

Famosa por su particular microclima que invita a visitar la región durante cualquier época del año y recostada sobre la faz occidental de la Sierra de los Comechingones, la Villa de Merlo, en San Luis, cuanta con renovados atractivos que permiten hacer del invierno una época agradable. Pero el encanto de estos parajes rodeados de elegantes elevaciones y surcados por pequeños ríos de agua trasparente va más allá del factor climático: allí el visitante puede encontrar paz, aventura, relax y a la vez, internarse en la historia profunda del país.

Con opciones de turismo aventura, religioso, artístico y gastronómico, la villa puntana prepara sus 15 mil plazas de alojamiento para recibir visitantes de todas las edades, aunque en esta época se convierte en un clásico de las personas mayores que encuentran allí espacios para disfrutar de días de descanso.

Para este invierno, además de reforzar la calidad y seguridad de la prestación tradicional, con sus miradores, cascadas y naturaleza, las autoridades locales impulsan circuitos religiosos y actividades artísticas, como el Encuentro de Pintores Paisajistas, que reunió a unos 500 artistas que pintarán en simultáneo el otoño en la Villa.

También desde la secretaría de Turismo se encargan de resaltar la importancia de revalorizar que Merlo es "el tercer microclima del mundo", después de sendos puntos en Suiza y California, debido al marco excepcional que le brinda la Sierra de los Comechingones, que la protege de los corrientes de aire húmedo del Atlántico y de los contaminantes que arrastran a su paso por la Pampa Húmeda. Ese "filtro natural" hace que el aire que ingresa a la Villa sea puro y libre de contaminación, a lo que se suman la ionización negativa de las rocas, la descomposición del granito que libera átomos de oxígeno que en la atmósfera se transforman en ozono, su altitud de unos 1.000 metros sobre el nivel del mar y la temperatura promedio que no supera los 20 grados. En este sentido, la secretaria de Turismo de Merlo, Lucía Miranda, puntualizó que la Villa "es el primer destino en calidad ambiental del país, según mediciones del Consejo Nacional de Investigaciones Científica y Técnicas (Conicet)".

En el centro, en tanto, el visitante puede encontrarse con la historia de una ciudad fundada en 1797 por el general Juan de Videla. Rodeada de casas antiguas se erige la plaza central, que data de aquella época y contiene un antiguo aljibe comunal. Enfrente está la iglesia colonial, del siglo XVIII que data de la época en que el virrey Sobremonte decidió la fundación de un asentamiento en este lugar al pie de las sierras, sobre las rutas entre Córdoba y el Cuyo. Muy cerca de allí, siguiendo por el casco histórico, está la casa del poeta Antonio Agüero, un caracterizado personaje de la cultura local, que describió con sus poesías el majestuoso paisaje de la Villa.

Otra cita con la historia se encuentra a 4 kilómetros de allí, saliendo de la ciudad hacia el denominado Circuito Norte, que conecta San Luis con Córdoba: se trata del Algarrobo Abuelo, un ejemplar de algarrobo blanco de más de 800 años de antigüedad, último ejemplar de un extenso bosque que dominaba la zona hasta la llegada del ferrocarril a principios del siglo XX. 

Entre las excursiones más elegidas está la de Cerro Áspero, una mina ubicada en las Sierras Pampeanas cordobesas a 2 mil metros de altura de la que se extraía wolframio, un metal utilizado para construir armamento bélico y abastecer a la industria ferroviaria. Si bien, la explotación de la mina se inició a fines del siglo XIX con capitales ingleses y alemanes, fue una empresa norteamericana durante la segunda guerra mundial la que utilizó la zona con mayor intensidad y construyó las edificaciones de lo que hoy se conoce como Pueblo Escondido. Hasta allí se llega desde Villa de Merlo en vehículos 4x4. Una vez ahí, los turistas aventureros tienen dos opciones para recorrer los 4 km que los separan de este lugar incógnito: caminar o cabalgar. La excursión tiene un valor de mil pesos por persona y dura todo el día. En algunas ocasiones se arman grupos especiales que permanecen una o dos noches en el pueblo oculto.

Otro de los atractivos es el denominado “Circuito Chico”, en cuyo itinerario se concentran las mayores bellezas de la región. Allí se encuentra, en Rincón del Este, un imponente mirador a más de 1.200 metros sobre el nivel del mar, desde donde se puede apreciar un majestuoso atardecer sobre el Valle de Conlara. En ese mismo recorrido se llega hasta la reserva natural Mogote Bayo, donde se puede bajar al Arroyo El Molino. La segunda opción se puede complementar con un descenso por un sendero de altura que ofrece una maravillosa vista área de la ciudad. Para los aventureros también se ofrecen cientos de alternativas, desde la tirolesa hasta un vuelo en parapente sobre la Villa, con precios bastante accesibles.

 

TU GUÍA

Cómo llegar

Los vuelos desde Buenos Aires hasta San Luis capital arrancan en los 2584 pesos. Luego habrá que transitar unos 200 km hasta Merlo: las empresas Chevallier o El Rápido tienen pasajes desde los 270 pesos, ida y vuelta. En auto, desde Necochea a Merlo hay que transitar 1130 km, mientras que de Bolívar unos 780 km. 

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

24/06/2017

tweets recientes