Desde Distrito Federal hasta la Riviera Maya

Un recorrido por México nos lleva por la mega capital, pasando por las playas del Pacífico hasta llegar al Caribe. Pueblos coloniales y ruinas arqueológicas para todos los gustos.

Por Ana Schellino, especial desde México.  Como si fueran muchos países en un solo país, México lo tiene todo: sorprendentes playas, impactantes ruinas de antiguas civilizaciones, ciudades coloniales, gastronomía para descubrir, montañas, selvas y mucho más. Además del idioma, la gran variedad de atractivos que van de la mano de una buena relación con los precios, hace que México sea uno de los destinos más elegidos por los argentinos. De Viaje recorrió la tierra del escritor Juan Rulfo, el creador dePedro Páramo, una de las mejores novelas de las literaturas de lengua hispana. Partiendo desde el Distrito Federal hacia la costa del Pacífico y llegando hasta el Mar Caribe, todo lo que hay que saber de un país intenso.

 

Distrito Federal

La ciudad de México es mágica pero inabarcable. Con casi 9 millones de habitantes, la capital del país fue la cuna de la cultura Azteca y uno de los principales bastiones de la conquista española. Pero pese a su extensión, está muy bien organizada a nivel transporte: a cualquier punto se llega a través del metro que cuesta solo 3 pesos mexicanos (algo así como 1,50 pesos argentinos).

Uno de los lugares más visitados es el Zócalo o Plaza de la Constitución, donde también se encuentra elPalacio Nacional, la Catedral Metropolitana, las ruinas de un templo Tenochtitlán y el Museo Nacional de Bellas Artes. Este último, fue construido en la época colonial y es una joya del arte barroco novohispano. Y en un lateral del Zócalo, está el imponente Palacio Nacional, sede del gobierno federal, pero que atrae a los turistas gracias al talento de Diego Rivera y los murales que decoran la Escalera de la Emperatriz y el corredor del segundo piso del Patio Central. Aunque si de arte y de Rivera se habla, hay que darse una vuelta por el Barrio Coyoacán, donde está la casa de Frida Kahlo (la entrada 70 mexicanos). La vivienda está en un barrio antiguo con casas pintorescas y una hermosa plaza central donde se encuentran los artesanos del lugar.

Otro infaltable del Distrito Federal es el Museo Nacional de Antropología de México, ubicado en el Bosque de Chapultepec y cuya entrada es de 57 pesos mexicanos. Allí uno se da una vuelta por el pasado de las culturas prehispánicas, tanto Maya como Azteca. Si uno tiene unos pesos mexicanos para invertir (420 para ser precisos), lo ideal es gastarlos en el tour que nos lleva a conocer las Pirámides del Sol y la Lunade Teotihuacán, el sitio arqueológico más visitado del país. Aunque la zona fue abandonada, saqueada e incendiada, allí permanecen las majestuosas pirámides de unos 1700 años. El recorrido se completa con el ingreso a la Basílica de Guadalupe. Si bien muchos se animan hacer el viaje sin guía, no es recomendable ya que se tarda mucho en llegar, solamente el ahorro es de unos pocos pesos y las ruinas cierran a las 16. El consejo: es indispensable llevar sombrero, agua y plata para comprar artesanías ya que son muy baratas.

 

Además de visitar los barrios de Condesa, Polanco y la Roma donde se encuentran lindos barcitos para almorzar, cenar o tomar algo, otros destinos clásicos de la gastronomía para un buen desayuno sonSamborns de los azulejos y Café Tacuba, con cien años de historia. Una recomendación: pastel de tres leches con cajeta.

 

Taxco

A dos horas del Distrito Federal, se llega a Taxco, una ciudad del estado de Guerrero cubierta de callecitas laberínticas y edificios coloniales que se levantan entre las colinas. Al estar ubicada en un área geográfica rodeada de montañas y cerros, la visión panorámica desde la parte más alta del pueblo fundado en 1528 es imperdible.

Conocida por sus minas de plata que existen desde la época del virreinato, los plateros ofrecen llevar a los turistas a conocer los talleres, donde se puede comprar el metal a muy bajo costo. Pero algo que atrae en cada rincón es que la ciudad aún preserva gran parte de su estilo virreinal, y un ejemplo de ello es la mítica Iglesia de Santa Prisca, fundada hace más de 250 años.

Un atractivo que deslumbra es el que sucede todas las tardes cuando la ciudad se llena de colores, ya que llegan los artesanos de los pueblos aledaños. Y aquí es donde la mujer me va a entender mejor: se puede comprar vasijas pintadas a mano por solo 5 pesos argentinos, además de accesorios de cuero y prendas realizadas en telar. 

Puerto Escondido

El viaje por la costa del Pacífico tiene como próximo destino Puerto Escondido. Tras un viaje en autobús de cuatro horas hasta Acapulco y de allí otras nueve horas, se llega a esta ciudad del estado de Oaxaca, un lugar paradisíaco e ideal para descansar. Cuenta con una de las mejores playas para practicar surf a nivel mundial: Zicatela, caracterizada por sus grandes olas y su hermosa vista. En Zicatela hay variedad de tiendas de ropa, artesanías, restaurantes, hoteles, cabañas y todo tipo de bares. La vida nocturna se vive intensamente, pero a la vez es muy relajada ya que los pubs se encuentran sobre la playa. Por las mañanas se puede disfrutar de un desayuno mientras se observa practicar surf a los mejores deportistas del mundo. Por sus grandes olas, la natación se recomienda sólo para expertos.

Para aquellos viajeros que buscan el relax, las playas son ideales para pasar el día entero porque la comida de los restó es “súper accesible”. Un plato típico de esa región, burritos de carne de res con ensalada con una entrada de nachos con frijoles cuesta 70 mexicanos (unos 35 pesos argentinos), una cerveza 20 mexicanos y un jugo de naranja 30.

Otra oferta tentadora es esperar el atardecer tomando una cerveza en la playa mientras se pone el sol sobre el mar. En el extremo noroeste, la playa de Bacocho cuenta con una gran variedad de hoteles y la atmósfera es decididamente serena. La Principal que se encuentra en medio de la ciudad es muy agradable para las familias y cuenta con varios barcos que se pueden contratar para pescar o visitar puntos de interés. Pero la playa ideal para ir a bañarse es Carrizalillo, que se encuentra en una bahía: aquí el agua es más clara y tranquila.

 

San Cristóbal de las Casas

Desde Puerto Escondido, luego de 13 horas de viaje se llega a esta ciudad del estado de Chiapas, que es antigua, en parte precaria, pero muy limpia. La mejor forma de explorar el centro histórico es a pie, pues está trazado rectilíneamente con estrechas calles empedradas y edificios de estilo colonial construidos en concreto y piedra, con techos de teja roja de barro y balcones con barandales de hierro forjado.

Por todas las calles de San Cristóbal de las Casas se pueden ver mujeres y niños indígenas (la mayoría Tzotziles y Tzeltales, descendientes de los Mayas) vendiendo artesanías de todo tipo, incluyendo blusas con intrincados bordados y bolsos de cuero, todo hecho a mano. 

Las calles que rodean el cuadro principal de la ciudad están llenas de pequeñas tiendas en las que podrá encontrar artesanías hechas en laca o talladas en madera, bordados, joyería en ámbar y plata, juguetes, o lo que sea que prefiera llevar a casa como recuerdo del viaje. Comprar resulta una aventura sin igual, gracias a la belleza y el colorido de los objetos que se encuentran en cada aparador. En México, como en otros países de Centroamérica o en el norte de nuestro país, se usa mucho el deporte argentino del “regateo”, de modo que uno termina pagando dos objetos por el precio de uno.

 

Tulum

Es hora de emprender un largo viaje de 16 horas rumbo a Tulum, un sitio de arena y agua paradisíaco y situado a 63 kilómetros de la conocida Playa del Carmen. Estos dos lugares, junto a otros como Akumal o la Isla de Cozumel forman parte de la Riviera Maya. 

Tulum es una de las regiones más vírgenes que quedan, cuenta con una reserva natural que separa la playa del centro comercial y por ese motivo el acceso a la fantástica arena no se puede realizar caminando, ya que el tramo desde el centro a la playa es de 2 km. Se puede llegar en auto, taxi (50 pesos mexicanos desde el centro de la ciudad) o en bicis que se alquilan en el centro.

Tulum es la única localidad Maya construida sobre la costa. Era un puerto marítimo que comerciaba principalmente turquesa y jade. Sus ruinas son unas de las más espectaculares ya que se encuentran en medio de un paisaje espectacular, sobre un acantilado que balconea sobre el Caribe, rodeado por dos playas pequeñas y encantadoras.

 

Playa del Carmen

Es una ciudad cosmopolita que nunca descansa. Durante todo el año recibe gente de todo el mundo. Se distingue por tener hermosas playas y por una vida nocturna envidiable.

Durante el día se puede ir a disfrutar de la playa (la más tranquila es Playacar), por la tarde pasear por la quinta avenida y en la noche ir a tomar un trago a algún antro (boliche) de la calle 12 o bien quedarse en la vereda, algo que hacen mucho los jóvenes, ya que se llena de gente.

Este sitio es el elegido por el viajero para hacer base porque está muy bien situado: cerca del aeropuerto internacional de Cancún, pero lo suficientemente al sur como para permitir el acceso fácil a Cozumel, Tulum, Cobá y a otros destinos que valen la pena como Akumal. Justamente este lugar es ideal para alquilar o llevar un equipo de snorkel para nadar con peces y tortugas marinas. También se pueden observar con antiparras, ya que las tortugas están a pocos metros de la orilla. El precio del traslado en minivans desde Playa del Carmen es de 30 mexicanos. Pero la mayoría se anima y cruza en ferry hasta la Isla Cozumel tras 40 minutos de viaje. Es el lugar elegido para los amantes del buceo.

 

Isla Mujeres

Sin duda, Riviera Maya es sinónimo de Cancún, uno de los destinos más famosos del Caribe, famoso por su amplia infraestructura hotelera y de entretenimiento. Frente a esta ciudad, la Isla Mujeres invita a pasear por sus calles en carrito de golf (600 pesos mexicanos el día) o bicicleta, nadar entre delfines o conocer una granja de tortugas. Se llega tomando un ferry en Puerto Juárez de Cancún por 130 mexicanos y tras viajar media hora uno desembarca en este tranquilo oasis de 7 kilómetros.

Para aquellos que quieren tirarse a tomar sol, la ideal es Playa Norte, en pleno centro comercial. Pero otros apuestan al silencio para zambullirse en el agua turquesa y realizar snorkel. En las cristalinas aguas frente a Contoy se encontrará sin duda alguna con peces ángel, rayas e inclusive algunas especies de tortugas. Y a no asustarse si uno caminando por la arena se cruza con una iguana.

Si llegan con tiempo, no duden en ir hasta la pequeña isla Holbox, que no es muy conocida, pero que está separada de la costa de México por una laguna poco profunda que brinda refugio a miles de flamencos, pelícanos y otras aves y criaturas exóticas. 

LA GUÍA

Cómo llegar

Desde Ezeiza el vuelo más económico a Distrito Federal son por Taca/Aeroméxico y tienen un costo de 10.280 pesos. Se tarda unas doce horas.

Cuánto cuesta

Una habitación doble con baño compartido en el hostal como Dos Fridas y Diego de Ciudad de México cuesta unos 290 pesos argentinos. En Puerto Escondido, por 300 pesos se consigue una habitación para dos en los Bungalows Zicatela. Mientras que en Playa del Carmen el Hostel Vive la vida tiene habitaciones en 325 pesos por noche –baño compartido-, en Isla Mujeres el Hostel Poc-na  cuesta 290 pesos argentinos.

Cuándo ir

En México, todo el año se siente una temperatura de verano. La media es de 27° C. La temporada de lluvia es de julio a septiembre.

 

Consejos

Si uno desea hacer un vuelo interno a bajo costo, lo ideal es www.vivaaerobus.com. Para los viajes en autobús, las recomendables son empresa ADO ó Cristóbal Colón. Para tener en cuenta, México cuenta con una cadena de tiendas llamada Oxxo, donde se puede pagar desde un chicle con tarjeta de crédito o débito. Uno puede extraer moneda estadounidense con la tarjeta de crédito en cajeros automáticos a un cambio de 1 dólar  = a 11,50 pesos mexicanos. 

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

11/12/2017

tweets recientes