La brama de ciervos se siente en La Pampa

Como cada año, el Parque Luro, a pocos kilómetros de Santa Rosa, vive su temporada de avistaje. Un escenario único para disfrutar de la naturaleza.

Ubicada a solo 35 kilómetros al sur de la capital Santa Rosa, la reserva provincial Parque Luro ya abrió la temporada "Avistaje de ciervos en Brama", con salidas diarias tanto diurnas como nocturnas para poder observar éste escenario donde los machos forman sus harenes y se disputan hembras y espacios para su procreación, espectáculo único en la Argentina.

La reserva, declarada en 1996 como área protegida por el Gobierno de La Pampa y un año después como Patrimonio Natural, Histórico y Cultural, conserva entre sus atractivos el bosque de caldén, típico de la provincia. Se trata de un árbol muy ligado al desarrollo de la región ya que la explotación de su madera, desde principios del siglo XX, se usó en el ferrocarril, para leña, carbón, pisos y muebles. Pero además, los caldenales sirven de escenario para la temporada de brama, el momento en que los cerca de 3 mil ciervos colorados machos y hembras que alberga el lugar se reúnen para reproducirse y perpetuar la especie dando lugar a un espectáculo conmovedor donde la naturaleza se siente a flor de piel en una atmósfera de hormona y puro instinto.

Según informó la subsecretaría de Turismo de La Pampa, este año el avistaje tendrá dos salidas diarias de martes a sábados a las 7 de la mañana y a las 18, mientras que los domingos sólo habrá una sola salida: a las 7 de la mañana. Asimismo, se realizarán dos caminatas diarias, una al amanecer con desayuno al regreso; y la otra al atardecer con observación de las estrellas con telescopio.

Los grupos serán de 20 personas acompañados con guía capacitado del Parque, mientras los viernes y sábados se ofrecerá una cena show que tendrá una tarifa por persona de 250 pesos (no incluye bebidas), más 200 pesos por persona el avistaje. En tanto, los lunes el Parque Luro permanecerá cerrado, aunque ese día podrán asistir fotógrafos interesados durante la mañana o la tarde acompañados por un guía y con reserva previa que quieran realizar tomas de la brama.

En el Parque Luro se pueden visitar el Castillo, una construcción ligada a la generación del ’80 y la Belle Époque que es único exponente en el país de la arquitectura Luis XVI. También se pueden conocer el museo San Huberto, que alberga una cochera única en la provincia; y el museo El Caserío, además de edificaciones históricas como el Tambo Modelo y el Tanque del Millón, entre otros.

Los atractivos naturales, por su parte, son de importancia decisiva en el turismo de la provincia, por la singularidad de los tres paisajes que se encuentran en el Parque: el bosque (o monte) de caldén, la laguna y el medanal, además de la fauna exótica como el ciervo común, el jabalí y las 160 especies de aves, tanto migratorias, como residentes.

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

11/12/2017

tweets recientes