Borges tiene su laberinto

Con nuevos servicios y una torre panorámica, reabrió este atractivo de San Rafael. Un homenaje al escritor argentino con la naturaleza de por medio.

Con una torre de 18 metros, desde donde se puede apreciar una vista panorámica, y un nuevo resto bar, fue reabierto a las visitas el Laberinto de Borges, parque en honor al célebre escritor argentino cuyos arbustos tupidos que conforman las paredes alcanzan en algunos tramos casi 1,80 metro de altura, lo que permite perderse y jugar en sus numerosos senderos.

La nueva propuesta turística de San Rafael estrenó días atrás una gran torre de hierro, espacio aéreo del lugar a modo de moderno mangrullo que permite, desde sus 18 metros de altura, observar los senderos de 100 por 70 metros y disfrutar del diseño creado por el inglés Randoll Coate.
Desde allí, rodeados de añejos árboles, el sonido de los pájaros y prolíficas vides, se ubica el laberinto de casi dos hectáreas hecho con 8 mil arbustos Boj (cerco inglés siempre verde), que visto desde el aire forma, a modo de homenaje, el apellido en espejo de uno de los máximos intelectuales argentinos: Jorge Luis Borges.

Los arbustos fueron plantados en 2003 a partir del diseño de Coate, quien soñó y dibujó un recorrido con el nombre completo de Borges y las iniciales M y K, por María Kodama, un bastón en la curva que hace la J de Jorge y un reloj de arena.

“Aunque aún no terminamos las obras de la antigua casona de 1860 pronto a convertirse en pulpería, queríamos abrir al público y que los turistas que veranean en San Rafael puedan venir a conocer y disfrutar el lugar”, dijo el miembro de la familia impulsora de esta obra, Ignacio Aldao, quien comanda con su familia las obras del próximo centro cultural cercano a la estancia familiar.
Dada la rica historia del lugar, el proyecto fue rescatar la casona y cuidar sus originales paredes de adobe, donde pronto se le dará un sentido cultural con un centro de interpretación, una cava para degustar los vinos de la bodega y un lugar para comprar productos regionales y alegóricos.
El Laberinto de Borges, una obra de interés internacional, está ubicado en el distrito de Cuadro Nacional en la finca Los Alamos, de la familia Aldao Bombal, a diez kilómetros del microcentro de San Rafael, y fue diseñado en base a una idea de la fallecida escritora Susana Bombal y Coate (ambos amigos de Borges) y retomada por Camilo Aldao, también fallecido, y luego seguido por sus hermanos y su padre.
Entre los planes inminentes que se sumarán a la pulpería, se habilitará otro laberinto en un cañaveral para que jueguen los niños, una terraza con living bajo carolinos, un microcine donde se reseñará la historia del lugar, un pequeño museo y un área de servicios con sanitarios.

Susana Bombal, su tía abuela, era una escritora muy amiga de Borges, quien visitó el lugar en varias ocasiones y juntos sembraron una gran amistad, que hoy gracias al impulso de las nuevas generaciones de la casa quedó sellada en el parque. El arquitecto Horacio Márquez, especialista en construcción ecológica, explicó que la antigua casona tiene típicas características cuyanas con galería al norte y pequeñas ventanas al sur, y fue prácticamente recuperada en su totalidad y reforzada con técnicas modernas que permiten darle la seguridad necesaria a la edificación con cabreadas de madera.

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

19/10/2017

tweets recientes