Balcarce, bajo el guiño de Fangio

La ciudad bonaerense combina sierras y actividades al aire libre con un museo increíble para los fanáticos del automovilismo.

Meca del automovilismo gracias al nacimiento de su hijo pródigo, el quíntuple campeón mundial de Fórmula 1 Juan Manuel Fangio, Balcarce ostenta una variada cartelera turística compuesta por un destacado museo en honor al deportista, colinas y cerros donde practicar las más extremas aventuras, y también extensas áreas donde disfrutar la tranquilidad y el aire libre.

Bordeada por las sierras que llevan su mismo nombre, la ciudad se muestra desafiante retando a la búsqueda de adrenalina en la práctica de disciplinas de riesgo, como parapente o ala delta, mientras la cercana Villa Laguna Brava se prende de su propuesta, incorporando espacios acuáticos.

La ciudad San José de Balcarce fue fundada en 1876. Está situada sobre la margen sudeste de la provincia de Buenos Aires, y a pocos kilómetros de Mar del Plata. Su centro urbano está emplazado a cuatro kilómetros del cruce de las rutas nacional 226 y provincial 55. Con 40 mil habitantes, la ciudad ha logrado conservar su perfil de pueblo: arboledas de frondosas copas, edificios públicos y estatuas, delinean una ciudad con encanto e historia. Ir de pesca, hacer excursiones en bicicletas, vuelos biplaza en parapente y ala delta, son algunas de las propuestas.

Para aprovechar el sol primaveral, el parque municipal Cerro El Triunfo (su entrada es libre y gratuita) ofrece caminos accesibles para su recorrida en automóvil y su infraestructura está provista de un polideportivo, parrillas y juegos infantiles. Las rocas que lo componen al cerro datan de alrededor de 1900 millones de años de antigüedad, y en su pico más alto se encuentra un monumento a La Madre y la gruta Nuestra Señora de Fátima.

El Mirador está ubicado en la sierra La Barrosa y posee una vista panorámica de la ciudad y de las sierras circundantes. Se llega desde la intersección de las calles 55 y 40, por medio de la cual se accede a una subida para vehículos y peatones. En el transcurso de la caminata puede llegarse hasta La Cruz y luego hasta el Mordisco del Diablo, y buscar la Ventanita de La Barrosa.

Si la decisión es pescar o simplemente estar rodeado por un espejo de agua, la Laguna Brava es ideal para pasar un buen rato. Este espejo de agua de 420 hectáreas con una profundidad media de 6 metros, cuenta con abundante flora y fauna, y con comodidades como muelle, bajada de lanchas, baños, alojamiento y proveeduría, que facilitan la actividad. En la laguna se permite la pesca recreativa, que tiene al pejerrey como máximo exponente, siempre que se tenga al día la licencia de pescador deportivo.

“Balcarce es un destino donde se puede disfrutar a pleno la vida rodeada de naturaleza. Para esto se puede hacer trekking, parapente, cabalgatas en las sierras, que son las más antiguas del mundo. Es que si bien pertenecemos al sistema de Tandilia, la primera formación está acá”; cuenta a De Viaje el subsecretario de Turismo, Julio Martínez. Además, la plaza principal con cuatro hectáreas rodeadas por 290 tilos es digna de visitar. “Y para los amantes de la arquitectura tenemos cuatro obras de Francisco Salamone totalmente restauradas para conocer los pasos de este artista que dejó su huella en la provincia”, agrega.

Para los “fierreros”

La ciudad tiene un fuerte vínculo con el automovilismo, ya sea por el Museo de Fangio o bien por su autódromo, inaugurado en 1972 y que se encuentra en la sierra La Barrosa, a pocos kilómetros del centro. Escenario de importantes competencias como la de Turismo Carretera, el circuito permanece abierto sábados, domingos y feriados y el costo para girar en el mismo es de 50 pesos por vehículo.

La otra opción relacionada con los “fierros” es la visita al Museo del Automovilismo Juan Manuel Fangio, ubicado en un edificio que data de 1906 en el centro de la ciudad, a pocas cuadras de la casa donde, el 24 de junio de 1911, nació el famoso piloto. Ya en el hall de entrada sorprende una copa gigante que le fue obsequiada al corredor por la Asociación Argentina de Volantes de Rosario. El galardón le fue entregado luego de consagrarse campeón mundial por cuarta vez. En esta misma sala se exhiben cada uno de los premios que “el Chueco” fue cosechando a lo largo de sus campeonatos mundiales, que le valieron el título de quíntuple campeón.

El museo se recorre ascendiendo sobre rampas que simulan pistas de carrera. Cuenta con una superficie de 4.600 metros, se divide en seis niveles y en cada uno se exhiben no sólo trofeos sino documentación. Más de cincuenta autos conforman la muestra de este museo. Se exhiben, entre otros, el Ford modelo ‘37 y el Ford A de 1929, el Chevrolet 47 y la Chevrolet 39 y una Maseratti roja 300, algunos de los autos que tuvieron que ver con su gloriosa trayectoria. La entrada es de 75 pesos para mayores.

 

A puro festejo

La celebración más importante de Balcarce es la Fiesta Nacional del Automovilismo, que se realiza en febrero, en coincidencia con alguna fecha del automovilismo nacional. Pero a partir de 2013, la otra fiesta, la del Postre, pasó a ser declarada como nacional, aunque tiene muchos años de llevarse a cabo. Esta celebración se realiza en las vacaciones de invierno para conmemorar a la famosísima Confitería París, de Guillermo Talou, que en la década de los ’50 popularizó el exquisito “Imperial”. Esta torta hecha a base de bizcochuelo, merengue, dulce de leche y crema -entre muchas otras cosas- se volvió tan famosa que terminó siendo tan identificada con la ciudad, que adoptó su nombre. El encuentro dulcero reúne a unas 35 mil personas que disfrutan de más de 40 stands de productos gastronómicos y otros tantos de artesanías. Hay show con reconocidos chef y mucha música. 

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

16/12/2017

tweets recientes