Detrás de las paredes

Fundada en 1533, Cartagena de Indias es el destino turístico más importante de Colombia. Historias y magia en la ciudad amurallada.

Por Fernando Delaiti, especial desde Cartagena // Romántica, mágica, misteriosa. Cartagena de Indias atrae a primera vista e invita a recorrerla en profundidad. La proverbial amabilidad de los cartageneros es el estímulo extra que predispone a disfrutar de uno de los más bellos e interesantes destinos colombianos. Sorprende a cada paso y atrae por su pasado bélico repleto de historias. Rodeada por murallas que hablan, increíbles relatos de piratas y brutales disputas que le dieron libertad, esta ciudad de Colombia enamora por sus múltiples opciones para disfrutar de su hermosa arquitectura, monumentos, iglesias y parques.

Fundada en 1533 por el madrileño Pedro de Heredia, Cartagena de Indias es actualmente el destino turístico más importante de Colombia, que ofrece respirar la historia de la época colonial en medio de casas pintadas de diferentes colores claros, balcones con detalles de madera y flores decorativas, iglesias de más de 300 años y callecitas angostas y adoquinadas. Todo esto, y mucho más, está detrás de una increíble muralla de 11 kilómetros de extensión, que llevó casi dos siglos construir, y que se levantó con el objetivo de preservar el oro, la plata y las esmeraldas de los codiciosos piratas que llegaban desde el Mar Caribe para arrebatárselos a los colonos españoles.

De unos 12 metros de altura y tres de espesor, las murallas son un magnífico mirador. Desde ellas se puede observar, de un lado, parte del casco antiguo y sus campanarios y, del otro, el mar Caribe. Más allá de las murallas, en Bocagrande, el Laguito y Castillo Grande, la ciudad nueva se mueve al ritmo de los grandes hoteles, los centros de compras, la playa y los casinos.

La entrada principal a la ciudad amurallada es a través de la Puerta del Reloj, símbolo de Cartagena. Ésta desemboca en la Plaza de los Coches, donde aún hoy estacionan los vehículos tirados a caballo, que ofrecen paseos a los turistas por la parte histórica y moderna por 100 mil pesos colombianos, unos 290 pesos argentinos. Antiguamente ese lugar era el mercado de esclavos, y hoy se puede encontrar el Portal de los Dulces, con vendedores ofreciendo sus dulces caseros bajo las edificaciones de colores múltiples. A pocos pasos de la Puerta del Reloj se encuentra la Plaza de la Aduana, la más grande de la ciudad, sede de la Alcaldía. Y siguiendo por los laterales de las murallas se accede a la Plaza e Iglesia de San Pedro Claver, cuyo nombre homenajea al santo español que entregó su vida a la redención de los esclavos negros llegados a Cartagena, y por ello lo llamaron "el apóstol de los esclavos". Fue construida en 1580 y luego reconstruida en el siglo XVII.

A caminar

Mapa en mano, y con paciencia, el turista debe recorrer las diferentes calles de día y de noche, porque son dos visitas muy diferentes. Hay decenas de lugares para visitar así como historias por descubrir. Aquellos que van con tiempo y se quedan varios días podrán conocerla a fondo, pero los otros, los que pasan por allí una o dos jornadas, no deben dejar de visitar algunas construcciones que le dan sentido a la ciudad una de ellas es el Castillo de San Felipe de Bajaras (7 dólares la entrada), la más grande de las fortalezas españolas construidas en el continente americano y que empezó a levantarse en 1536 con el nombre de Castillo de San Lázaro y finalizó en 1657. Desde allí se dominaba cualquier intento de invasión por tierra o por mar.

Frente a la plaza principal de la ciudad amurallada, el Palacio de la Inquisición brinda testimonio del paso del temido tribunal, que se estableció en Cartagena en 1610, para juzgar los delitos contra la fe cristiana. El palacio es hoy un Museo Histórico en donde se puede visitar lo que en su momento fueron cárceles y cámaras de tortura, y encontrar instrumentos que, pese al paso del tiempo, ocasionan escalofríos.

Pero no todo allí es evocación a tiempos de esclavitud. A pocos metros, el arte contemporáneo se hace presente de la mano de Fernando Botero. La gorda “Gertrudis” constituye uno de los principales atractivos de la Plaza de Santo Domingo, junto con la iglesia del mismo nombre. La plaza es asimismo el animado epicentro de la vida nocturna. Imperdible es sentarse en el balconcito de algunos de los bares de allí, como Paco’s, para apreciar la plaza en su atardecer. Eso sí, los precios son algo elevados para la billetera media argentina: un porrón de cerveza arranca de los 45 pesos.  

En uno de los extremos del centro histórico, hay una parada obligada: una foto frente a la casa del escritor Gabriel García Márquez no puede faltar. Sobre la calle del Curato, los altos paredones protegen la casa pintada de bordó de la mirada de los curiosos que, sin embargo, se la rebuscan subiéndose a la muralla para conseguir una mejor vista.

Pero Cartagena tiene, además, agua cálida que abraza al turista que busca relajarse en sus playas. Si bien en la zona de Bocagrande, la “mini-Miami” colombiana el agua no parece tan transparente por el color de la arena, a media hora de viaje el paisaje cambia por completo. Partiendo del Muelle de los Pegasos, se llega en 45 minutos de lancha a las aguas cristalinas, los cardúmenes de colores y la fina arena de las islas del Rosario. El tour que incluye almuerzo cuesta unos 70 mil pesos colombianos (algo así como 220 pesos argentinos). Otra buena alternativa es dirigirse a Playa Blanca, en la paradisíaca isla de Barú. Todo sirve para relajarse tras jornadas de largas caminatas en la ciudad amurallada.  

LA GUÍA
Cuánto cuesta

Un vuelo a Cartagena por Lan está 9.101 pesos. La noche en una habitación doble en el hotel Cartagena Plaza, en el barrio de Bocagrande –a 3 km del casco histórico- cuesta unos 500 pesos la noche. El Hotel Zaguan de La Huerta, en pleno corazón de la ciudad amurallada, tiene un costo de 419 pesos la noche para dos personas. Los paquetes que ofrecen las agencias incluyen Cartagena y la isla de San Andrés, un destino paradisíaco. Por nueve noches -tres en Cartagena con desayuno y seis en la isla con régimen all inclusive- el valor arranca en los 18.100 pesos. 

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

20/06/2019

tweets recientes