Catamarca

Acariciando el cielo de Catamarca

La puna de esta provincia argentina convoca a un desafío único de paisajes desérticos, volcanes de más de 6 mil metros de altura y lagunas escondidas.

La provincia de Catamarca se convirtió en uno de los íconos ineludibles de aventura por la amplia variedad de atractivos paisajísticos que ofrece sobre la Cordillera de los Andes en una región distinguida por la cantidad de volcanes, salares y lagunas a más de 4 mil metros de altura. Desde la ciudad de Antofagasta de la Sierra, a unos 300 kilómetros de la capital provincial, se desprenden un conjunto de excursiones a través de las cuales se descubren también extensos campos de lava, llanuras de piedra pómez y vestigios de la antiquísima cultural regional.

Tras las huellas Incas en suelo catamarqueño

El Shincal fue la capital más austral del Imperio; está ubicado en el Departamento Belén y es uno de los sitios arqueológicos más importantes del país. El otro imperdible es Fuerte Quemado, ubicado en los Valles Calchaquíes.

Una visita a Catamarca, sin dudas, debe poner en nuestra agenda un viaje al corazón incaico. En esta provincia dejaron su huella y aún hoy existen vestigios de lo que fue una ciudad precolombina.

Un buen comienzo es el Shincal de Quimivil, considerado la capital de una provincia construida y habitada por los Incas entre 1470 y 1536. Es un parque arqueológico ubicado a 25 kilómetros de Belén, y se transformó en uno de los principales atractivos turísticos de la zona.

Un maravilloso mar de piedra

La Puna catamarqueña es un Museo de volcanismo a cielo abierto. Una de sus principales atracciones es el Campo de Piedra Pómez, ubicado a más 3000 metros sobre el nivel del mar.

En la zona de la Puna en Catamarca, en torno de Antofagasta de la Sierra, está el Campo de Piedra Pómez, decenas de kilómetros cuadrados donde se levantan las caprichosas formaciones de piedra porosa arrojadas por un antiguo volcán. Formaciones geológicas extrañas, esculturas milenarias, enormes lagunas con flamencos y vicuñas por los caminos pintan un paisaje sorprendente. 

Sabores auténticos que inspiran

Entre paisajes magníficos y comidas típicas, la provincia de Catamarca tiene innumerables propuestas para vivir un invierno intenso y en familia.

Con una variedad de paisajes que va desde los verdes valles hasta postales de montañas de diversos colores, la provincia de Catamarca espera con un festival de sabores que muestran y homenajean a la cultura local. La temporada invernal y la llegada de la mitad del año regalan la época ideal para cortar con la rutina y vivir un viaje delicioso, en lugares que reciben con la calidez de su gente entre fiestas, entornos increíbles, termas relajantes, tradiciones, manos artesanas y aventura plena.

Una vuelta por volcanes, lagunas y huellas Incas

Historia y tradición, se conjugan en Catamarca con una gran diversidad de paisajes, entre los que se incluyen cadenas montañosas, salares y espejos de agua.

La provincia de Catamarca se convirtió en uno de los íconos de aventura por la amplia variedad de atractivos paisajísticos que ofrece: desde los colores de la Cordillera de los Andes en una región distinguida por la cantidad de volcanes, salares y lagunas a más de 4 mil metros de altura, pasando por las sierras pampeanas, hasta las construcciones de adobe en Tinogasta.

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

25/06/2017

tweets recientes