Buenos Aires

Mar del Plata, con brillo eterno

La ciudad costera se reinventa para el invierno. Con aires señoriales y lejos del bullicio, uno puede tener una mirada diferente de sus históricos rincones.

Amada por millones, deseada por todos. La Rambla, el puerto, los teatros, sus museos, el centro, su comida, el casino. Mar del Plata es eso, y mucho más. Lo tiene todo, o casi, y lo que no, lo inventa para renovarse cada año y no sólo ser un destino de playa, sol y arena. La ciudad de la costa atlántica, desafía al frío y también el invierno termina siendo una época ideal para disfrutar de sus virtudes.

Escapadas con sabor a campo

Fiestas tradicionales, historia contada por sus pobladores, y encuentros con la naturaleza son algunas de las alternativas que brindan las pequeñas poblaciones rurales.

VILLA LOGÜERCIO

Los encantos de Tandil

La ciudad de la provincia de Buenos Aires es un lugar soñado para disfrutar todo el año. En medio de un paisaje encantador de sierras y valles, la aventura está a la vuelta de cada esquina.

Tandil es uno de esos destinos que ofrece todo. Conocida mundialmente por su Piedra Movediza, un raro fenómeno por el cual una roca de 300 toneladas se mantenía en equilibrio, balanceándose. Si bien la piedra se desprendió en 1912, siguió atrayendo turistas, hasta convertirse en un símbolo. Hoy se puede ver una reproducción de ella en el mismo lugar que se encontraba, dentro del Parque Lítico La Movediza. Pero hay mucho más por descubrir: desde opciones turismo aventura o religioso, hasta un interminable recorrido gastronómico que nos hará alegrar nuestro estómago.

Balcarce, bajo el guiño de Fangio

La ciudad bonaerense combina sierras y actividades al aire libre con un museo increíble para los fanáticos del automovilismo.

Meca del automovilismo gracias al nacimiento de su hijo pródigo, el quíntuple campeón mundial de Fórmula 1 Juan Manuel Fangio, Balcarce ostenta una variada cartelera turística compuesta por un destacado museo en honor al deportista, colinas y cerros donde practicar las más extremas aventuras, y también extensas áreas donde disfrutar la tranquilidad y el aire libre.

Clásico de clásicos

Con el verano a pleno, las principales playas bonaerenses se renuevan para recibir a miles de turistas.

Pinamar

Las inmensas playas que se extienden a lo largo de 23 kilómetros desde Cariló hasta Pinamar, que incluyen a Valeria del Mar y Ostende, permiten aprovechar la arena en todo su esplendor. Con precios que parten por un dos ambiente en 30 mil pesos para todo enero o una casa por 65 mil pesos, la ciudad siempre renueva sus luces en la tradicional Bunge para captar la atención de los turistas, sobre todo de jóvenes.

Madariaga late con su tradición campera

Conocida como la “Ciudad Gaucha” y ubicada a pocos kilómetros de Pinamar, este sitio armoniza las costumbres populares con una rica gastronomía y una amplia oferta cultural.

Ubicada al sudeste de la provincia de Buenos Aires, muy cerca de Pinamar, la localidad de General Madariaga mantiene viva la tradición pampeana en sus fogones y asados populares, en sus desfiles y jineteadas, y en el sentir de sus pobladores.

Escobar, la dueña de las flores

La ciudad bonaerense vive una nueva Fiesta de la Flor. Será hasta el 12 de octubre. Además, otras escapadas para aprovechar.

Natural y de fácil acceso, Belén de Escobar, a sólo 50 kilómetros de Buenos Aires y ubicada e frente al Delta del Paraná, es una ciudad apacible pese a la cercanía al bullicio. Inserta en un territorio que estuvo presente desde la fundación llevada a cabo por Don Juan de Garay en 1580, quien repartió entre sus terratenientes una "Suerte de Estancias", la localidad cayó en manos de Don Alonso de Escobar y de allí proviene su nombre y el ferrocarril.

Escapar de la ciudad

Para aquellos que buscan una pausa en medio del trabajo, cuatro destinos bonaerenses para el relax. Un fin de semana para olvidarse de los problemas.

En la provincia de Buenos Aires hay muchos destinos ideales para visitar un fin de semana y recargar energías para volver a la rutina. Algunos hace tiempo que están acondicionados para recibir todo tipo de viajeros, y otros, recién estos últimos años crecieron a nivel turístico. Entre estancias de campo, playas con médanos, extensas sierras de paisajes puros y riberas de ríos, se emplazan estas pequeñas ciudades que, sin dudas, vale la pena conocer.

 

Punta Indio

Patagones, la puerta hacia el sur

La ciudad más austral de la provincia cuenta con un recorrido histórico y cultural muy interesante. Sus aires coloniales en medio de un río cautivante.

Constituida sobre la orilla norte del río Negro, Carmen de Patagones se instituye como la ciudad más austral de la provincia de Buenos Aires, responsable además de ser el portal de ingreso a la Patagonia. Fue en esta zona, allá por el año 1779, cuando un pionero, el andaluz Francisco de Viedma y Narváez erigió un precario fuerte y ayudó a la radicación de agricultores y artesanos de la Maragatería, en la provincia de León, lo que dio lugar al antiguo gentilicio de maragatos, todavía usado para los nativos de Patagones

Chascomús, espejado en su laguna

Con construcciones coloniales, la ciudad se presenta como un símbolo de la historia pampeana. Tiene una variada flora y fauna y, para sus vecinos, los mejores atardeceres.

Por Manuel Tejo, especial para De Viaje / Laguna y ciudad, enfrentadas si se las ve desde arriba, proponen una interesante combinación de naturaleza e historia a sólo a 120 km. de Capital Federal, en el noreste de la pampa húmeda. Calles de empedrado, esquinas sin ochavas, paseos en barco y atardeceres de cielo naranja, son algunas de las propuestas de una localidad que ha crecido en infraestructura pero mantiene las costumbres de un pueblo.

Páginas

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

16/12/2017

tweets recientes