Argentina

San Telmo: paseo con aire colonial

Miles de turistas llegan cada día a este barrio de Buenos Aires. Anticuarios, bares y museos para disfrutar del pasado y de las modas actuales.

Con aires coloniales, calles empedradas, casas bajas y patios con aljibes, el barrio de San Telmo conduce al turista por recorridos que transportan a otros tiempos. Este barrio, uno de los más característicos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, supo ser tierra de candombes y tangos, y aunque hoy es mezcla de modernidad, mantiene ese toque arrabalero que cautiva a argentinos y extranjeros.

Historia de ciervos y caldenes

El Parque Luro es el imán que atrae a miles de turistas cada año a La Pampa. Temporada de brama y mucha historia.

Por Damián Rodera, especial desde Santa Rosa / Ubicada a solo 35 kilómetros al sur de la capital Santa Rosa, la reserva provincial Parque Luro es uno de los principales atractivos turísticos de la provincia de La Pampa y punta de lanza en la búsqueda del desarrollo del sector que permita diversificar una economía local basada principalmente en la producción agropecuaria.

San Juan, tierra de otro mundo

Los parques Ischigualasto y El Leoncito ofrecen experiencias extraordinarias que marcan el contraste entre el suelo y el cielo.

El suelo y el cielo de la provincia de San Juan ofrecen la posibilidad de disfrutar de experiencias inigualables a quienes visitan su territorio. En el Parque Provincial Ischigualasto, es posible recorrer tierras que fueron habitadas por dinosaurios hace millones de años, mientras que desde el Parque Nacional El Leoncito se puede observar los cielos más espectaculares.

Por el interior profundo de Tres Arroyos

Más allá de las populares playas, San Mayol, San Francisco Bellocq y Micaela Cascallares son tres poblados para disfrutar del ambiente natural la vida serena.

Con un corazón triguero que late con fuerza en el sur de la provincia de Buenos Aires, Tres Arroyos es uno de esos partidos que sabe armonizar muy bien la tranquilidad de pueblo con playas amplias y bellas y una gastronomía variada. De hecho, la llegada de inmigrantes a la zona queda expresada en las numerosas colectividades que conservan sus tradiciones, cultura y sabores. Dinamarqueses, holandeses, italianos, españoles y franceses, entre otros, le dan un toque diferente a esta región que durante el verano conquista a los viajeros en las costas de Claromecó, Reta y Orense.

Cachi, con el alma quieta

El atractivo pueblo salteño combina casas de adobe, con calles adoquinadas y un histórico pasado diaguita. El camino hasta llegar allí, ya es una aventura en sí misma.

Por Fernando Delaiti, especial desde Salta / La partida es la ciudad de Salta, por la ruta provincial 33. A partir de allí son 157 kilómetros hasta llegar a Cachi, pero el camino hasta ese objetivo es un viaje de sorpresas, colores y naturaleza, que atrapa desde un primer momento.

Un paseo por el fin del mundo

Ushuaia conquista con sus paisajes australes y su naturaleza virgen. Un destino para disfrutar en cualquier época del año.

La cordillera de los Andes llega a su fin y a sus pies descansa Ushuaia, con casas de madera y techo a dos aguas mirando hacia la inmensidad del Canal de Beagle. Está bañada por la nieve invernal que cae dos o tres veces por semana y con un cielo más bien oscuro porque hasta entrada la primavera, el sol aparece sólo por seis o siete horas.

Cultura y naturaleza en Azul

La ciudad que se encuentra en medio de la pampa húmeda reúne arquitectura europea, tradición rural y naturaleza virgen.

Por Florencia Abelleira, especial para De Viaje / Llanura pampeana, Ruta Nacional 3, campos de soja, unas pocas vacas Hereford, plantaciones de trigo. Luego el paisaje adquiere pequeños signos de urbanidad hasta divisar un vía Crucis sobre la ruta que indica la entrada a Azul.

Un largo camino al cielo

El Parque Nacional El Leoncito y sus observatorios astronómicos son atracciones de Barreal, un tranquilo pueblo de San Juan. Allí podemos hacer caminatas, rafting y el tradicional carrovelismo.

Centro turístico del Valle de Calingasta, la pacífica Barreal, ubicada a 180 kilómetros al sudoeste de San Juan capital, cautiva por su paisaje colorido y su fondo de montañas nevadas. La cordialidad de los lugareños, sus calles de tierra envueltas por aromáticas alamedas y su oferta de actividades, invita a recorrer los caminos cordilleranos de esta ciudad disfrutando de este oasis cuyano.

Una aventura entre cañones

El Parque Nacional Talampaya, en La Rioja, ofrece circuitos para apreciar sus maravillosas formaciones rocosas.

Al transitar la famosa ruta 40 hacia Villa Unión, en La Rioja, para llegar al impactante Parque Nacional Talampaya, uno transita por un camino teñido de rojo gracias a la acción del óxido de hierro. La Cuesta de Miranda, que une el Valle de Chilecito con el del Bermejo, son diez kilómetros de un bellísimo camino de cornisa, con farallones de ese color intenso que cautiva todas las miradas en sus más de 300 curvas.

Donde las ruinas tienen la palabra

Un recorrido por la historia jesuitas de San Ignacio Mini y la casa del escritor Horacio Quiroga, todo en tierra misionera.

El tiempo pasa ineludiblemente para todos, pero hay obras que persisten a lo largo de la historia y nos siguen nos sorprenden cada vez más: la ciudad de San Ignacio, en Misiones, resiste la marcha de los años custodiando los restos de una civilización diseñada por jesuitas y construida por manos guaraníes que descolló por su eficiencia hace 400 años y por eso mismo debió extinguirse.

Páginas

video

Descargá el suplemento

Fecha de hoy

19/02/2018

tweets recientes